30.3.09

Numeros astronómicos (3): Viajes Espaciales

Un tema recurrente en los relatos y películas de ciencia ficción son los viajes espaciales. Cruzar las distancias siderales para ir de un planeta a otro planeta, de una estrella a otra estrella, de una galaxia a otra galaxia, con multitud de tipos de naves espaciales, es algo que forma parte del argumento de tantos relatos conocidos. En la saga de Star Wars, por ejemplo, las naves que aparecen no tienen problema en trasladarse de un lugar a otro de la galaxia, aunque algunas veces tienen dificultades con el salto hiperespacial, como le ocurre al Millenium Falcon en el Episodio V, o como le ocurre a la nave de la Reina Amidala en el Episodio I. En la serie Star Trek, la nave Enterprise cambia de velocidad, desde el salto hiperespacial, empleado para trasladarse de un sistema estelar a otro, a la velocidad de impulso, usada dentro de un sistema planetario, para acercarse a los planetas o para aproximarse a otra nave.

Por salto hiperespacial se entiende un estado en el que la nave en cuestión viaja a una velocidad superior a la de la luz. Según las necesidades del argumento, dicha nave viajando a esa velocidad mayor que la de la luz empleará más o menos tiempo (minutos, horas, días) en llegar a su destino. Nunca suele ser más de unos pocos días, porque el interés de la acción no está en el viaje en sí, sino en lo que pasa antes y después del viaje. Este tipo de argumentos da por hecho que las naves tienen una tecnología suficientemente avanzada como para viajar de forma rápida y efectiva, sin mayores complicaciones, entre los planetas o estrellas pertinentes.

Hay otro tipo de relatos en la ciencia ficción en los que los autores plantean viajes espaciales más realistas, o más al alcance de la ciencia actual. Así, por ejemplo, tenemos 2001 Una Odisea del Espacio. En este argumento, la nave que aparece viaja lentamente desde la Tierra hasta Júpiter, empleando meses, incluso años, en su trayecto. También tenemos por ejemplo la película Planeta Rojo, que narra un viaje a Marte en el que se emplean varios meses. Las naves de estos dos ejemplos no tienen una tecnología como para alcanzar la velocidad de la luz, ni siquiera llegar cerca de ella. Sus trayectos son lentos, pesados, laboriosos, peligrosos y llenos de inconvenientes. El viaje en sí se convierte en el centro del argumento de la película.


¿Cuánto puede tardar un viaje espacial? Depende del destino que elijamos y de la velocidad a la que nos desplacemos.

Empecemos por el trayecto espacial más sencillo, el más largo que los seres humanos han logrado hasta la fecha: viajar a la Luna. La distancia entre la Tierra y la Luna es de 384.000 kilómetros, aunque los cohetes que han llegado hasta ella han tenido que hacer una distancia ligeramente mayor, porque antes de dirigirse hacia la Luna han de tomar impulso trazando varias órbitas en torno a la Tierra, como los atletas lanzadores de disco, que giran sobre sí mismos varias veces hasta que sueltan el disco. Si pudiéramos ir en coche a la Luna (ver La Carretera hacia la Luna, en este mismo blog), viajando a una velocidad de 120 kilómetros por hora, tardaríamos 3.200 horas cruzar los 384.000 kilómetros. Eso significa un total de 133 días de conducción sin parar, más de cuatro meses.

Las naves espaciales tardan, teniendo en cuenta todas las maniobras de separarse de despegue, separación de la órbita terrestre, adaptación a la órbita lunar y regreso a la Tierra, menos de una semana en ir y volver a la Luna. La velocidad de escape del planeta Tierra es de 40.320 kilómetros por hora, es decir, ésta es la velocidad que tiene que alcanzar un cohete para poder salir al espacio y separarse de la Tierra. A esa velocidad se tarda menos de diez horas en llegar a las proximidades de la Luna.


Si fuéramos a la velocidad de la luz, unos 300.000 kilómetros por segundo, tardaríamos poco más de un segundo en llegar. Pero cuidado, en la práctica estas velocidades son engañosas: hay que tomarse un tiempo para acelerar y otro para frenar, pues de lo contrario, si no frenamos a tiempo, nos pasaríamos muy de largo en un abrir y cerrar de ojos.
Esto es algo que sucede en el espacio: las velocidades suelen ser tremendamente elevadas. Pongámonos en la orilla de una autopista aquí en la Tierra y observemos los coches que pasan. A pesar de desplazarse a una velocidad relativamente moderada, 120 kilómetros por hora, podemos comprobar cómo se acercan rápidamente hacia nosotros y cómo pasan a nuestro lado como una exhalación. Apenas nos da tiempo a fijarnos en su matrícula o en el modelo del coche.

Imaginemos que estamos ahora en el espacio. La velocidad mínima de una cápsula que haya escapado de la Tierra es de 40.320 kilómetros por hora, un poco más de 11 kilómetros por segundo. Si estuviéramos parados observando el paso de un cohete o de una nave espacial, o de una sonda, no tendríamos tiempo ni de darnos cuenta de que se acerca cuando ya habría pasado. ¡11 kilómetros por segundo! En un momento se puede encontrar acercándose desde una dirección a 5 kilómetros y medio de distancia de nosotros, y al segundo siguiente ya ha pasado y se aleja en dirección contraria a 5 kilómetros y medio de distancia.

La velocidad tan elevada a la que se mueven los objetos en el espacio es lo que hace peligrosa a la chatarra espacial. Cuando un cohete o satélite artificial estalla en la órbita de la Tierra, esparce gran cantidad de pequeños trozos que con el paso del tiempo irán cayendo a la superficie de la Tierra, pero que mientras permanecen en órbita se mueven a la velocidad que tenía el satélite: cerca de treinta mil kilómetros por hora. Una bala disparada por una pistola o por un rifle se puede mover a una velocidad diez o veinte veces menor. Eso significa que cualquier tornillo, tuerca o trozo de metal procedente de un satélite artificial se desplaza diez o veinte veces más rápido que una bala. Si se cruza con otro satélite o cohete, lo atraviesa limpiamente, rompiendo todo lo que se encuentre a su paso, por muy resistente que sea. La única salvaguarda que tienen los aparatos mandados al espacio es la ley de probabilidades: el espacio es enormemente grande y la probabilidad de encontrarse con un tornillo suelto es muy pequeña.

Peor es el caso de una nave que se acercara a la velocidad de la luz: ¡ni siquiera la puedes ver mientras se acerca! La luz que emite la nave viene a la misma velocidad que la misma nave, con lo que cuando llega, llega junto a la nave, y antes de eso somos incapaces de ver nada. Captaríamos un fogonazo cuando pasara junto a nosotros, y en un segundo se encontraría tan lejos casi como la Luna.

Se puede calcular también el tiempo que tardaría un avión comercial (velocidad de vuelo: unos 900 ó 1.000 kilómetros por hora) en llegar a la Luna: unas 380 a 400 horas, es decir, 16 días, más o menos.

Más allá de la Luna, las distancias se multiplican, y la duración de los viajes empieza a subir enormemente. Para ir al Sol, hay que recorrer 150 millones de kilómetros, 390 veces más que la distancia a la Luna. Una nave espacial a cuarenta mil ó cincuenta mil kilómetros por hora tarda no menos de 3000 horas, 133 días, en llegar al Sol, siempre que el trayecto lo haga en línea recta, lo cual no es así normalmente, sino que como hemos explicado antes, aprovecha la gravitación terrestre y puede aprovechar la de otros cuerpos del sistema solar, como la Luna, Venus o Mercurio, para impulsarse en su viaje.

La misma nave espacial o sonda, para llegar a Júpiter desde la Tierra necesita cruzar no menos de 630 millones de kilómetros (ésta es la mínima distancia entre Júpiter y la Tierra cuando están en su mayor acercamiento). La duración del viaje llega a ser de dos o tres años, por lo menos.

La duración se multiplica si queremos viajar a Saturno, Urano, Neptuno o Plutón. Carl Sagan, en su obra Cosmos, compara estos viajes con los que tenían que realizar los navegantes en los siglos XVI a XIX en sus periplos alrededor del mundo. Juan Sebastián Elcano, por ejemplo, tardó más de tres años en completar la primera vuelta al mundo. En la actualidad, unos astronautas que intenten llegar a algún otro planeta del sistema solar, especialmente a los exteriores, con las naves de las que disponemos, tienen que prepararse para un viaje de muchos meses, años incluso, con todas las dificultades que ello conlleva: alimento, agua y oxígeno para todo ese tiempo, y mantener ocupados y en buena forma física y mental a los astronautas durante el trayecto, en el que van a estar confinados en un espacio tan reducido como el de la nave.

Viajar a otros planetas del sistema solar es complicado, pero si queremos llegar a otras estrellas, a otros sistemas estelares fuera del nuestro, la cosa se vuelve imposible con los medios actuales. Las estrellas más cercanas, el trío de Alfa Centauri, la estrella de Barnard, la Wolf 359, la Lalande 21185, Sirio, etc., están a varios años luz de distancia. La más cercana, Próxima Centauri, está a más de 4 años luz. Cada año luz es casi 10 billones de kilómetros (billones españoles: diez elevado a doce). Si mandamos un cohete o una sonda de las actuales hacia una de las estrellas más cercanas, a la velocidad a la que se mueven con la tecnología de la que disponemos su viaje tardaría miles de años en completarse. No tiene mucho sentido mandar ninguna nave con nuestra tecnología actual.

Para intentar un viaje hacia otra estrella, se necesitan naves que alcancen velocidades cercanas a la de la luz. Aproximándose mucho a la velocidad de la luz, para llegar al grupo de Alfa Centauri necesitamos más de cuatro años, pues como se ha indicado, este grupo está a más de 4 años luz. Surge el mismo problema de antes: aún teniendo naves tan rápidas, necesitamos preparar astronautas con alimento, agua, oxígeno y buenas condiciones físicas y psíquicas para aguantar un viaje de más de cuatro años (sólo la ida, la vuelta serían otros tantos). Aunque si se consiguiera una velocidad muy próxima a la de la luz, la dilatación temporal que predice la teoría de la relatividad haría que para los astronautas el tiempo corriera mucho más lento, y un viaje de cuatro años visto desde la Tierra, duraría meses o días para los astronautas.

En velocidades comparables a la de la luz, viajar a las estrellas cercanas supone varios años, pero para otras estrellas no tan cercanas puede suponer cientos o miles de años. Las Pléyades, por ejemplo, están a 440 años luz, según las mediciones del Hubble. Si quisiéramos atravesar la Vía Láctea de punta a punta, nos enfrentaríamos a un viaje de cien mil años luz. Salir de nuestra galaxia para visitar otras ya es cuestión de millones de años luz; la galaxia más cercana, Andrómeda o M31, se encuentra a dos millones de años luz.


Ese tipo de viajes, según las teorías relativistas de Einstein, se pueden hacer en velocidades muy cercanas a la de la luz, del orden de 99'99999999995% de la velocidad de la luz, y a este porcentaje, un viaje de dos millones de años luz tardaría para los tripulantes unos 20 años. Evidentemente este tipo de trayectos sólo son de ida, no tiene sentido plantearse el volver, pues entre la ida y la vuelta pasan cientos, miles o millones de años en la Tierra, según el viaje haya sido a estrellas de la Vía Láctea o a otras galaxias fuera de la Vía Láctea. El único sentido de volver a la Tierra es para ver el futuro de nuestro planeta.

Para viajar a otros sistemas estelares existen tres opciones:

1. Diseñar naves que puedan conseguir velocidades muy muy cercanas a la de la luz. Es el caso que hemos estado explicando hasta ahora.

2. Si no se pueden conseguir velocidades tan elevadas, diseñar naves que sean como mundos en miniatura, donde se introducirían una pequeña población de astronautas que vivirían en la nave y tendrían descendencia. Al cabo de varias generaciones los descendientes llegarían al destino. También se puede buscar un sistema de criogenización para mantener a los astronautas en animación suspendida durante cientos o miles de años, y descongelarlos al llegar al final del viaje.
3. Encontrar otro tipo de desplazamiento, más allá de las limitaciones de la Relatividad de Einstein, una especie de salto hiperespacial o alguna forma de desplazarse a través de los llamados agujeros de gusano. Todo esto pertenece en gran parte al terreno de la ciencia ficción, y es lo que se especula en las películas del tipo mencionado al comienzo de esta entrada del blog.

Propongo a los matenavegantes que busquen la fórmula relativista que relaciona el tiempo transcurrido en la Tierra y el tiempo transcurrido para los viajeros de una supuesta nave a las estrellas, y calculen, por ejemplo, cuánto tiempo transcurre para unos astronautas que viajan a las Pléyades a una velocidad de 299.791 km/s (velocidad de la luz: c=299.792'458 km/s).

[Respuesta: casi un año y medio]

41 comentarios:

Josu dijo...

Buenas tardes Paulino. He leído tu blog sobre la velocidad de escape y me ha interesado mucho. Tengo una duda o mas bien una curiosidad.
Dices que para escapar de la Tierra se necesita una VE=11,2 km/s. Y dices que a esta velocidad se tardaría 10 horas en legar a la Luna. Hasta aquí todo ok.
La duda es por que entonces el Apollo 11 tardó casi 3 días en llegar.
Me explico.
Si la VE de la Tierra me permite escapar de esta, imagino que como mínimo tendrá que mantener esa velocidad (el cohete) durante el tiempo suficiente para salir del radio de acción de la gravedad de la Tierra. Primera pregunta, ¿durante cuanto tiempo mantuvo esa velocidad el Apollo 11 y ¿a que distancia termina el radio de acción gravitatorio de la Luna?

Imagino que me contestarás que la velocidad es siempre de 11,2 porque al no haber rozamiento, la nave seguirá avanzando a esa velocidad hasta llegar a la Luna, pero entonces ¿como es que tardó mas de 10 horas? no lo entiendo. supuestamente el Apollo 11 salio el 16 de julio y no fue hasta el 20 de julio que llegó a la Luna. Eso son 3,5 días. ¿Significa eso que fue a menor velocidad? ¿a que velocidad fue entonces? ¿Como la redujo?

Por último, he leído por ahí, que una vez el Apollo 11 escapó de la Tierra a esa velocidad, luego fue la Luna quien tiró de él a unos 9.000 km/h hasta que llegó al satélite. El caso es que 9.000 km/h no son ni de lejos más que 2,5 km/s, entones, como redujo esa velocidad antes de llegar a la Luna?

El caso es que no comprendo bien, como despega y alcanza 11,2 km/s, luego viaja a 2,5 km/s, debería tardar 10 horas y tarda 3,5 días. No sé, me pierdo un poco.
Me interesa mucho la aclaración.

Agradecería tu respuesta.
Muchas gracias.

Paulino Valderas dijo...

No me he informado a fondo, pero creo que la situación es la siguiente: El Apolo 11 y el resto de las naves que se mandaron a la Luna no viajaron en línea recta. Su trayectoria empezaba primero dando alguna que otra vuelta a la Tierra, y luego se despegaban de la órbita terrestre para ir en dirección a la Luna. Cuando llegan a la Luna frenan un poco, lo suficiente para quedar en órbita alrededor de la Luna. Las maniobras son muy complicadas, y se han estudiado de antemano con mucha precisión, pues cualquier error en los cálculos es muy difícil de subsanar, ya que tienen un combustible limitado.
También hay que tener en cuenta que tanto la Tierra como la Luna no están fijas en el espacio, sino que giran y se mueven a gran velocidad. Podemos imaginarnos una situación "parecida": un tiovivo que gira y vuela en el espacio, desde el que queremos lanzar una pelota que tiene que llegar a otro tiovivo que también gira y vuela en el espacio. Dicha pelota ha de tomar impulso con la rotación del tiovivo de partida y luego lanzarse en una trayectoria que intercepte al otro tiovivo en su movimiento.
Supongo que habrá por ahí páginas de la NASA o de divulgación científica más avanzadas que darán más detalles sobre las trayectorias y maniobras de las Apolo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Gracias Paulino, seguiré investigando.
Un saludo

tonyon dijo...

...viaje interestelar... a: los pasajeros suben en el ascensor-espacial hasta la nave que les espera en el asteroide Tutatis, al que colocamos hace ya tiempo en órbita geoestacionaria...LA NAVE DESPEGA►... b: 354 días a 1 G (9.8 mts/seg²) de ACELERACIÓN CONSTANTE (resuelto el problema ingravidez), la nave con sus poderosos motores cohete de Antimateria funcionando sin descanso... c1: la nave alcanza Velocidad-Luz y...desaparece...entrando en la "dimensión Supralumínica" en el "carril general" (compartido con la radiación electromagnética)... c2: la nave pasa al "carril especial Inteligencia" donde hay un vacío absoluto y perfecto, ya no hay colisiones contra nada...y sigue viaje a velocidad superlumínica... d: la nave alcanza la mitad del trayecto..."sras y sres cinturones por favor, durante unos minutos con los motores en Off estaremos en ingravidez durante la maniobra"...la nave gira 180º sobre su eje vertical...motores On de nuevo y empieza a frenar... end: la nave baja de velocidad-luz y...aparece...desciende de nuevo a la "dimensión Infralumínica"...354 días decelerando y la nave está a velocidad cero, el pasaje desembarca en destino, un planeta de la Alpha Centauri B.

tonyon dijo...

...viaje interestelar(2)... Todavía vamos demasiado lentos, pongamos en nuestra imaginaria máquina del Tiempo rumbo a un Futuro mucho más lejano...año...la Inmortalidad ya es un hecho...ya se ha descubierto la naturaleza de la Gravedad...y las naves van a una ACELERACIÓN CONSTANTE de miles de G (ya hace tiempo que aprendimos a hacer estructuras indestructibles, convenientemente aligeradas, no ya de moléculas y de átomos, sino directamente de quarks, los cuales unidos por gluones, energía pura, son inseparables e indestructibles), a velocidad hiperlumínica, manteniendo los compartimentos habitables a 1 G, con transformadores gravitatorios...estamos en miles de Planetas...y preparándonos para saltar a Andrómeda... "Vaya estas vacaciones a algún espectacular planeta de la estrella Vega en Navidad y regrese en Año Nuevo"...

tonyon dijo...

...viaje interestelar(3)... L=2*3.14*r...ese haz del puntero láser que giramos 180º, de horizonte a horizonte, en 1 segundo, y que en 4 imaginarias pantallas semicirculares situadas, por ejemplo, a las distancias de la Tierra... 1: 95493 kms... 2: Luna (384403 kms)... 3: Sol (150 Millones de kms, 1.5*10^8)... 4: Andrómeda (19 Trillones de kms, 1.9*10^19)... La marca del puntero al llegar se desplazaría lateralmente por cada pantalla a una velocidad angular de 180º/segundo y a una velocidad lineal, referida a la de la luz, de (3.14*r)/c...► km 95493=1*c... Luna=4*c... Sol=1570*c... galaxia de Andrómeda=198 Billones*c... Si giramos el puntero hacia la derecha ¿por qué razón se iba a curvar cada haz láser hacia la izquierda, para no sobrepasar c, a partir del km 95493, radio "frontera" en el que la velocidad de la marca láser sobre la pantalla=c?... También podría ser que a una velocidad superior a la de la luz, la radiación electromagnética se vuelva invisible e indetectable con la tecnología actual, entrando en una nueva y aún desconocida "dimensión Supralumínica" en la que la velocidad de la luz sería la mínima posible... Las magnitudes decrecientes tienen un límite próximo, pero las crecientes tienen un límite "infinito", que sepamos, entendiendo aquí por "infinito", al menos, una cifra exorbitante...como pasa con la TEMPERATURA (-273 ºC→"infinito")...la MATERIA(quark→"infinito")...el TIEMPO (0→"infinito")...el ESPACIO (0→"infinito")...¿por qué razón iba a ser la VELOCIDAD diferente...(0 kms/seg→"infinito")?... Una estrella de rotación ràpida, como un pulsar, es algo parecido al ejemplo del puntero y el hecho de que no se haya observado ninguna radiación a velocidad mayor que c...parece ser la razón Relativista. Algo hay que no sabemos...aún...

tonyon dijo...

...viaje interestelar (inmortales)... Tampoco tendremos, si no queremos, que viajar físicamente. "Sólo" tendremos que dejar nuestro cuerpo, ya sin Memoria, "aparcado" aquí y emitir nuestra Memoria por radio-ondas, que viajará a la velocidad de la luz, para que al llegar al lugar de destino la vuelvan a grabar de nuevo en nuestro otro cuerpo de allí... ¿Hasta que punto estamos dispuestos a reconocer a un amigo, que ha recibido un implante ortopédico tras un accidente?... ¿Hasta una pierna?...¿además de la pierna los 2 brazos?...¿además de esto el tórax?...¿además de esto...?, ¿hasta donde le seguimos considerando la misma persona?... En último término, fuera ya del cuerpo físico queda...la MEMORIA...que es, sencillamente, lo que nosotros somos (Heaven can wait: Warren Beatty, Julie Christie). Allá donde va nuestra Memoria, vamos nosotros con ella. Nosotros somos nuestra MEMORIA y nuestros GENES, que te hacen ser como eres y no de otra forma. Nuestro cuerpo sólo es el "automóvil" que nos transporta. Al dormir cada noche "desconectamos" y al despertar cada mañana "conectamos" y nos auto-reconocemos al instante. Si hubiéramos perdido la Memoria...habríamos dejado de existir para volver a comenzar desde cero. Lo mismo en nuestro propio cuerpo original, que en nuestro nuevo cuerpo... Terra Nova...ALLÁ VAMOS►

tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...

...viaje interestelar (a miles de G de aceleración constante 3)...naves espaciales que irían "recolectando sobre la marcha" por el Espacio todo lo que encuentren...átomos de hidrógeno, etc. Naves que preferirían ir por las "autopistas" inter-galácticas de plasma... Campos gravitatorios y antigravitatorios dirigidos hacia delante conducirían hacia las bocas de admisión de masa, dónde sobre la marcha a la mitad de la Materia se la transformaría en Antimateria para abastecer la insaciable demanda de los voraces motores cohete de aniquilación que eyectan la apreciable masa de los Piones, producidos en cantidades ingentes, por las toberas a la velocidad de la luz...empuje de un cohete=momento lineal...(masa*velocidad)de eyección por la tobera...y que mantienen indefinidamente a la nave a miles de G de aceleración constante...

tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...

...viaje interestelar (nómadas interuniversos)... Nutación...¿que es eso?...por la inclinación del eje en el plano de la eclìptica, es la diferente fuerza de atracción gravitatoria del Sol que experimentan los 2 hemisferios, máxima en los solsticios y nula en los equinoccios, debido al mayor diámetro ecuatorial producido por la fuerza centrífuga del giro...es lo que produce la variación en la orientación espacial del eje de la Tierra...produciéndose por ello la Precesión (tendencia que tiene un giróscopo a ponerse a girar en el sentido en que ha sido dirigido su eje: coger un ventilador de esos que oscilan a un lado y otro, desactivarle el mecanismo de oscilación, y mover el ventilador en el aire, veréis lo que hace, eso es la Precesión), movimiento que produce alternativamente por ejemplo el cambio de estrella Polar, ahora es la Alpha Ursae Minoris...dentro de unos miles de años será la estrella Vega. ¿Por qué va a haber 1 solo Universo local, 1 sola esfera de Energía?... El infinito Espacio Vacío...y dentro infinitas esferas de Energía que lo comparten. Todo gira, la Tierra, el Sistema Solar, la Galaxia, el Cúmulo local, el Supercúmulo de galaxias...el Universo local girando...la Nutación...misteriosas fuerzas gravitatorias que producen cambios en la orientación espacial de los ejes de todos los giróscopos de los Multi-Universos... Multi-Universos que interaccionan gravitacionalmente entre sí... Fuerzas de Nutación/Precesión desconocidas por todas partes...aprovechadas por los relativistas para "explicar" la lenta precesión del perihelio de Mercurio...el cambio de orientación espacial de los giróscopos en satélites...cambios imperceptibles...(relativistas que en la NASA tratando de desarrollar una nave interestelar con un "motor Warp", perdiendo el tiempo y el dinero en otro concepto relativista absurdo: convertir en energía una masa equivalente a la de un coche, para crear una "burbuja" donde el "espacio-tiempo" se pliega y deja de haber distancia...en fin). Un Infinito Espacio Vacío quer alberga en su interior infinitas esferas de Energía...infinitos Universos locales..."es lo que hace falta" para que la Inmortalidad de las especies Inteligentes sea verdadera..."emigrar" de nuestro Universo local cuando esté ya inhabitable en fase terminal de implosión...al más "próximo" (¿30,000 millones de años-luz?) Universo local que esté en temprana fase de expansión con "toda la vida por delante"... Nave "Éxodo 1"... Universos paralelos... ALLÁ VAMOS►

tonyon dijo...

...viaje interestelar (a una nueva estrella)...los tubos HH...con nudos más luminosos cada cierto trecho, que surgen de las protoestrellas (estrellas en formación) y de los agujeros negros centrales de las galaxias, no tienen el mismo lugar de origen aunque lo parezca en la distancia con los telescopios orbitales. En los agujeros negros sí salen del disco de acreción porque tienen masa y densidad de sobra. Pero en las protoestrellas solo pueden salir directamente del núcleo central porque sus discos de acreción, a diferencia de los de los agujeros negros, no tienen esa masa y densidad necesaria para formar los tubos cilíndricos HH con gran masa y energía. Asi que, cuando la protoestrella todavía no es una esfera sino un disco por la fuerza centrífuga, debido a la contracción gravitatoria con gran velocidad de rotación, creciente conforme disminuye su radio (por la conservación del momento angular: menos radio produce más velocidad angular, como ocurre en el patinador que gira y encoge brazos/piernas), no se produce el estado de equilibrio contracción gravitatoria/expansión centrífuga en ese "muro de rotación", que haría que la densidad y temperatura necesarias para comenzar la fusión no se alcancen nunca. En realidad lo que ocurre en el disco que es aún la protoestrella es que en los polos la fuerza de contracción gravitatoria es siempre mayor que la fuerza centrífuga, y viceversa en el ecuador por lo que el diámetro ecuatorial es siempre mayor que el polar, y por tanto es mayor la fuerza centrífuga ecuatorial de expansión produciéndose el escape de materia que forma a ambos lados del ecuador los tubos HH, de sección circular por las peculiares relaciones entre las fuerzas electromagnéticas con sus plasmas y viceversa. Mientras en los polos del disco con poca fuerza centrífuga, sigue aumentando la contracción gravitatoria...y se incrementa la presión, la densidad y la temperatura en el núcleo del disco hasta el punto de inicio de la fusión. Cuando inicia la fusión se producen violentas eyecciones de materia que producen fuerzas de acción/reacción que casi detienen el giro de la ya estrella...al detenerse el giro de gran velocidad, cesa casi la fuerza centrífuga, desaparecen los tubos HH, y de una parte del disco de acreción se formarán planetas...y el resto cae gravitacionalmente hacia el centro, aumentando por ello de nuevo algo la velocidad angular, y distribuyéndose su masa por toda la esfera ya formada...la nueva estrella ya está en marcha...

tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...

3D Bioprinting...will arrive in time for us the Fantastic Voyage towards the Immortal Future?...

tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo acebal menez dijo...

Impresionantes todas las argumentaciones realizadas en este articulo por Tonyon. No se quien eres pero has clavado el destino d la humanidad. Muy interesante.

tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
tonyon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.